Teléfono 967 614 263
e-mail: info@albacoy.com

Condenados por estafa tras la investigación de detectives privados en colaboración con el GIAT.

Detectives privados colaboran con el GIAT.

El trabajo de dos detectives privados y del Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico (GIAT) de la Guardia Civil estaba tan claro que a los tres acusados de haber intentado engañar a una compañía de seguros, para cobrar por un falso accidente, optaron por aceptar la petición de condena del ministerio fiscal. La pena que aceptaron es de tres meses de prisión como autores de un delito de estafa en grado de tentativa. Se quedan, además, sin los 3.178 euros que pretendían cobrar por el arreglo de un Seat Toledo dañado por un bolardo de la zona peatonal de Ourense y no como consecuencia de una colisión con otro coche en Verín, como quisieron hacer ver los acusados a dos compañías de seguros.

El parte amistoso con el que acudieron Jesús D. S. T. y Tiago Manuel C. P. a sus respectivas compañías de seguros, Mapfre y Reale, dando cuenta de un supuesto choque en Verín entre un Seat Toledo conducido por el primero de ellos y un Ford Escort por el segundo, hizo sospechar a las aseguradores. Algo no encajaba, por lo que una de ellas encargó a una agencia de detectives de la capital una investigación sobre el accidente.

Reclamaban daños y lesiones

Las pesquisas dieron frutos con rapidez. Decía el propietario del Seat que el 15 de octubre del 2012 había chocado en Verín contra el Ford, después de que el conductor de este último hubiera saltado una señal de stop en un cruce de la avenida de Portugal.

Reclamaba el propietario por los daños en el coche y también las dos supuestas ocupantes, Fátima D.A.M. y Francisca D.S.T., esposa y sobrina del titular del turismo, por daños sufridos en la colisión. La realidad había sido otra, según pudieron comprobar los detectives privados. Resultó que el Toledo 1966-BJZ había sufrido daños de consideración al colisionar contra un bolardo que en la calle Julio Prieto impedía el paso al casco histórico a coches no autorizados. A pesar de los daños sufridos en el turismo, el conductor había conseguido abandonar el lugar, aunque quedó constancia de su matrícula.

Constatada la realidad del primer accidente, llegó la fase posterior de encajar los daños que presentaba el Seat Toledo con el pretendido choque en Verín. No casaban, según el informe pericial aportado por los detectives, que, como es práctica habitual en este tipo de actuaciones, dieron cuenta de sus pesquisas a la Guardia Civil. En este caso al GIAT, el grupo especializado en la investigación dentro del Subsector de Tráfico. Completado el trabajo, las compañías de seguros rechazaron el siniestro y el pago de las indemnizaciones pretendidas. De forma paralela, el Juzgado de Instrucción número 2 de Verín abrió las correspondientes diligencias previas a instancia de la Guardia Civil.

El caso llegó ayer al Juzgado de lo Penal número 1. El cuarto acusado, supuesto conductor del Ford Escort, no apareció. Está en busca y captura. Los tres que sí acudieron aceptaron tres años de prisión, la mitad de lo que inicialmente les pedía la fiscalía.

Aseguradoras, detectives y Guardia Civil de Tráfico

Las compañías de seguros recurren cada vez con más frecuencia al trabajo de detectives privados ante la proliferación de reclamaciones por accidentes sobre cuya realidad dudan. Este caso es uno de ellos. El Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico (GIAT) de la Guardia Civil completó en este caso la actuación. Los informes eran completos y detallados.  Un minucioso estudio técnico del accidente y los daños en el Seat Toledo desmontaba la tesis de la colisión.

No se celebró la vista, porque los acusados se conformaron, pero la titular del Juzgado de lo Penal número 1 de Ourense trasladó a guardias y detectives su felicitación por la calidad del trabajo y por lo esclarecedor de las conclusiones. Los acusados aceptaron su responsabilidad.

 

Fuente: La Voz Ourense, 16 de diciembre de 2015